¿Cuántos días quedan?

¿Qué día es hoy?, pensé tal como estaba abriendo los ojos... Miré al calendario: 4 de julio de 2018... ¿Cuántos días quedan?, me pregunté al levantarme, después de haberme pasado la noche enterita hablando contigo. Tú te sonreíste, porque llevas la cuenta igual que yo: 340 días, hijo mío.

Y yo pensaba: ¿tantos? y Tú decías: no hijo, son muy pocos porque me estáis llenando de sueños y eso a mí me gusta, eso también es Rocío.

Entonces caí en la cuenta de que el sueño no había terminado, que seguía soñando aunque estuviera despierto y que todo es como un sueño para el que cree en Ti.

Te doy las gracias por los sueños que ya hemos compartido, por los sueños que compartiremos y por el sueño que hoy estamos compartiendo. Porque hoy es el presente y estás Tú en mi presente, igual que lo estuviste en mi pasado, igual que lo estarás en mi futuro.

Antes, como era un niño, escuchaba hablar de Ti, y me gustaban las historias que me contaban, que para mí eran eso: cuentos que me ayudaban a quedarme dormido. Después algo más mayor tuve una etapa de "pasotismo" para más tarde darme cuenta de que no podía pasar un día sin Ti en la cabeza.

A mí estos 340 días me parecen muchos, porque estoy deseando que llegue el Lunes, tu Lunes del Rocío. A ti te parece un sueño que en todo este tiempo te estemos mimando, porque te llevamos en los corazones un día y otro, y acudes a esta ventana del amor, porque sabes que te amamos y que así podemos demostrarlo, aunque no todo lo que tendríamos que demostrártelo.

Gracias, Madre, mañana seguiré soñando, mañana otra vez te pensaré y te hablaré y volveré a preguntarte, ¿cuántos días quedan hoy? Porque en el ayer y en el hoy y en el mañana, estás tú siempre… Siempre tú con nosotros.