Cuando menos lo esperes estarás en Almonte

Antes de que la Virgen llegue a Almonte, solo soñamos con su llegada. Son los sueños previos a lo que ya se ha convertido en realidad, porque ya tenemos a la Virgen en su pueblo.

Un sueño: que me duerma viéndote de Reina y me despierte viéndote de Pastora. Que el Pastorcito esté de Rey y en mi despertar lleve su pequeño trajecito de pastorcillo.

Qué daría yo por darle realidad a ese sueño y adelantarlo en los años que aún quedan, que vengas llegando a tu pueblo y todos vayamos acompañándote por ese camino de arenas y pinos.

Un sueño, verdad... Pero a pesar de todo, mis dos ángeles duermen y seguro que están soñando contigo igual que yo sueño esta noche, despierta, dejando este sueño escrito para que cuando despierte piense que pronto se cumplirá y que cuando menos lo esperes estarás en Almonte y yo cerca de ti, y mi hijo de la mano de su padre llegando hasta el mismo cielo, donde se reza distinto, donde el dolor no es dolor sino una salve, un Padrenuestro, un viva, un GRACIAS MADRE y un hasta luego cuando entres en la Iglesia.

Qué poco cuesta despertar de un sueño y menos aun cuesta dormirse con un sueño así...

…Y este sueño llegará a no serlo y dentro de un tiempo espero, si Dios quiere , verlo hecho realidad.