Sin que nadie se enfade

Sin que nadie se enfade, creo que habrá pocas hermandades que quieran tanto al Pastorcito como la Hermandad de la Palma del Condado.

No digo que no lo quieran, porque eso tengo claro que sí, que al Pastorcito lo quieren muchas personas y, por supuesto los almonteños, que para eso es el Niño de su Patrona, pero la Hermandad de la Palma lo sintió como algo muy especial desde hace muchos años, no en vano existe en la Palma la Hermandad del Pastorcito del Rocío, y se le hace su Función Principal dándole culto con todo cariño.



La Hermandad de la Palma fue la que le regaló al Pastorcito Divino su traje de Pastor.

Tengo mucha suerte de ser de una tierra tan rociera y de haber visto cosas muy bonitas en ella relacionadas con el Rocío.

Por ejemplo, una cosa que a mí me encanta es la salida de la hermandad, que aunque yo no hago camino nunca me pierdo su salida y es una bendición verla irse para el Rocío, como también me parece precioso cuando la Palma llega a la Ermita y el cariño que se palpa allí por la Virgen, de todas las personas que acompañan al Simpecado y cómo no, por el Pastorcito Divino.

Que el Niño de la Virgen nos dé salud a todos y nos ayude siempre a los rocieros.