Cantemos, romeros

Hace unos años los Romeros de la Puebla se despidieron definitivamente del tema musical.

Casi me da algo cuando me lo dijeron. ¡Si yo nací casi con la música de los Romeros convenciéndome para que fuera al Rocío!

Nadie podrá olvidar nunca su Misa del Alba, que eso ha quedado ya para siempre, y muchos coros, grupos o simplemente grupos de amigos que se unen para cantar alguna Misa ensayan esta que hicieron ellos y que tan bonita es.



Se han hecho cientos de Salves a la Virgen, a mí ninguna me gusta tanto como la suya:

Dios te Salve, Dios te Salve, Reina de las Marismas, Madre de Dios y nuestra, Blanca Paloma de la Paz y vida y esperanza verdadera…

Comprendo que ya han dado bastante a la música, y que se puedan sentir cansados de ir de un lado para otro y estén pensando en tener una vida más tranquila, pero espero que los rocieros sigamos disfrutando con su música y que no se retiren del todo.



La verdad es que cuando me dijo Paqui, Directora de periodicorociero.es, que escribiera el artículo no me lo pensé y al responderle que sí, que me sentía muy honrada con su petición, le dije que dedicaría mi artículo a los Romeros de la Puebla, a los que admiro por todo lo que nos han dado, especialmente a los rocieros, que se nota que ellos también lo son y por eso sus letras se cantan en la Ermita y en cualquier casa del Rocío donde hay una reunión cantándole a la Virgen.

Sus cantos a Ella quedarán para siempre entre nosotros.