Saludar a mi Madre

Madre, me han pedido un artículo para este Periódico Rociero y no se me ocurre otra cosa que saludarte y dirigirme a Ti.

Muchas veces se me olvida darte los buenos días y me acuesto tan cansado que me duermo antes de darte las buenas noches y por eso voy a saludarte ahora, por esas veces que se me olvidan cosillas importantes como estas, porque solamente al saludarte me acabo sintiendo mejor.

Desde este rinconcillo del Aljarafe quiero que sepas que se te quiere y que es un honor ser rociero y esperar todos los días del año tu Romería, haciendo lo posible por hacer Rocío también aquí en el pueblo, si se puede echando una mano o lo que sea.



Aunque vivo cerca del Rocío no voy a menudo a verte, pero tú sabes que me acuerdo de Ti y aunque no rece todos los días, yo te rezo a mi manera y me dice el corazón que me entiendes perfectamente.

Yo no suelo rezarte el Ave María o la Salve, creo que cuando más lo hago es cuando voy al Rocío o algún acto, a mí lo que me gusta es saludarte como yo saludo a mi madre en la tierra. Y por eso cuando voy a verte lo primero que hago es imaginar que te doy dos besos y preguntarte cómo estás y qué tal van las cosas. Y me quedo un ratillo callado y después te cuento yo las mías.

Me alegro de poder saludar a mi Madre con esa confianza que yo siento con Ella, eso me hace un bien impresionante.