Letras que ayudan a rezar

Cada vez que te miro, Rocío,
mi corazón se para,
yo siento escalofríos.

Y es que te quiero tanto,
como a la luz del día.
¡Ay, mi Rocío!
No dejes de guiarme
que sin tus ojos
estoy perdío


La de verdades que dicen algunas sevillanas. La de cosas bonitas que se le pueden decir a la Virgen cantando o sin cantar, porque algunas letras de esas, aunque le quiten la música, yo también se las digo a la Virgen, porque no sabría cantárselas, pero dicen lo que siento yo.



Yo he sentido como si el corazón se me parara, cuando miro a la Virgen, como si se parara el tiempo y estuviera en una nube.

También he sentido escalofríos, siempre los siento, cuando voy a visitarla, se me termina poniendo el vello de punta, y no sabe uno lo que decirle.

Y por ejemplo, estas sevillanas con la que empiezo mi artículo, no sé quién las escribiría, pero desde luego el estribillo está hecho para mí, para que yo se lo diga a la Señora cuando paso un rato con Ella contándole mis penas y mis no penas y siempre le digo eso, que no me deje, que me guíe, que si no me ayuda estoy perdido de mala manera.

Estas y otras letras me ayudan a rezar.