Igual que los niños

Hoy compartimos con nuestros lectores de periodicorociero.es una reflexión de San Máximo de Turín, extraída de una de sus predicaciones que estaba basada en el evangelio que hoy escucharemos en la misa dominical.

Igual que los niños

A los Apóstoles ya maduros y de edad, el Señor dice: "Si vosotros no cambiáis y volvéis a ser como este niño, no entraréis en el Reino de los cielos" (Mt 18,3-4)... Les incita a recuperar la infancia, a fin de que renazcan a la inocencia del corazón. «El que no nace del agua del Espíritu, no puede entrar en el Reino de los cielos» (Jn3,5).



Dice el Señor a sus apóstoles: “Si vosotros no cambiáis y volvéis a ser como este niño”: no dice “como éstos niños”, sino “como este niño”. Escoge uno, propone uno solo. ¿Cuál es este niño que el Señor propone como ejemplo a sus discípulos? No creo que fuera un niño del pueblo, de la muchedumbre de los hombres, que ofreciera a los apóstoles un modelo de santidad para el mundo entero. No, no creo que este niño saliera del pueblo sino del cielo. Es el niño del cielo del que habla Isaías: “Porque un niño nos ha nacido, uno hijo se nos ha dado” (Is 9,5). Este es el niño inocente que no sabe devolver insulto por insulto, golpe por golpe, antes bien, en plena agonía ora por sus enemigos: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34). Así, en su santidad, el Señor desborda de la simplicidad que la naturaleza confiere a los niños. El es este niño que pide a los pequeñuelos que le imiten y le sigan.