La buena gente rociera

Hay personas maravillosas en la vida. También las hay que te dan algún que otro disgustillo, pero en este artículo que se me ha pedido para periodicorociero.es quiero dedicarle mis palabras a las que me han aportado tanto hasta hoy.

Curiosamente, las que más significan para mí, tienen relación con el Rocío. Los primeros mis padres, que me llevaron a ver a la Señora de niña y que me han enseñado a querer a la Virgen y a confiarme a Ella. También mi hermana, pues gracias a Dios compartimos este amor por el Rocío.

Cuando éramos más jovencitas, en nuestro grupo de amigos también había gente rociera. Algunos de ellos son hoy todavía grandes amigos, como familia y todo fue llegando por mano de la Virgen que nos fue uniendo a unos y a otros.



Hay algunas de esas personas que son ejemplos muy importantes para mí y que, le pese a quien le pese, aunque se generalice con tantas mentiras a los rocieros, hay un buen número de ellos que saben muy bien lo que hacen, son personas que te echan una mano y que si te pueden ayudar no te dejan tirada, como a mí me ha pasado.

Mis grandes ayudas fueron por parte de los rocieros, de grandes amigos que llevan a la Virgen del Rocío muy clavada en el corazón y actúan como si Ella los moviera a hacer el bien que puedan.

Me alegro que la vida me haya hecho encontrarme con estas personas y que además sean rocieras como yo, porque eso te lleva a compartir cosas que no se pueden explicar.