Las Hermandades del Rocío no descansan ni en verano




Me llena de satisfacción ver cómo cada día, la redacción de periodicorociero.es – Periódico digital rociero, se llenan de noticias, recibidas desde tantos puntos de España y de fuera de ella, en donde hay que algo que contar sobre el Rocío.

Unas veces el fax, otras el teléfono y otras el correo electrónico, destinados a acoger la actualidad del mundo rociero, nos avisa de que una Hermandad tiene algo que contarnos, algo que quiere difundir.

Los compañeros y colaboradores de este infatigable equipo de trabajo, se sorprenden de que los rocieros, las Juntas de gobierno y los hermanos que hacen y viven la Hermandad, siempre estén dándoles vueltas a sus cabezas, barajando cientos de actividades para desarrollar en cualquier época del año, incluido el verano, que parece que por ser temporada estival se estuviera obligado a parar.

Y está claro que para muchas Hermandades del Rocío es una etapa que les supone todo lo contrario. No todo el mundo se va de vacaciones, por lo que aprovechan para presentar agradables ofertas de convivencia y entretenimiento a los que se quedan.

Y como digo al principio, me llena de satisfacción, sí, porque eso significa, como dice la letra de una conocida sevillana, que “ni despierto ni dormío, te quitas tú de mi mente, Madre mía del Rocío, siempre te tengo presente”.

Esta letra, trasladada a las estaciones del año, bien podrían servir para decir que ni en invierno, ni en verano, ni en otoño, ni en primavera, jamás se va la Virgen de nuestro pensamiento y por ello se sigue tratando de hacer vida la palabra Rocío en todos los aspectos de la vida, en la casa, en el trabajo, con los amigos y, por supuesto, en la Hermandad.

Por eso, mi editorial de hoy quiere rendir un sincero homenaje a las Juntas de gobierno de las Hermandades del Rocío que día tras día trabajan para acercarle a los hermanos la rica experiencia de vivir en comunidad, y distribuyen el trabajo y el ocio para compartir en un ambiente agradable, donde todos tenemos los ojos en el mismo objetivo, la Virgen del Rocío.

Por Ella, por la Virgen, todo es poco y todo merece la pena que siempre nos transforma en alegrías.

Francisca Durán Redondo
Directora de periodicorociero.es