Siempre gracias a Ella




Rescatamos hoy una de las editoriales que a lo largo de estos once años de vida de Periódico digital rociero se publicó en nuestro medio.
Esta, en concreto, se escribió con motivo del programa de Televisión La Pará rociera número 355, que se emitió el año 2018. Programa que también se ve a través de periodicorociero.es cada semana.
Hoy compartimos con nuestros lectores este cariñoso recuerdo.


Por cientos de cosas debería dar gracias siempre a la Virgen del Rocío. Algunas veces me cuesta ver lo bueno y positivo, pero incluso en los más oscuros callejones de la vida, termino por darle gracias a Ella con todas las fuerzas de mi corazón.

Hoy estamos de aniversario. La pará rociera cumple sus 355 programas. Llevamos 7 años, un mes y 10 días intentando llevar El Rocío a todos los hogares, 7 años en los que, semana tras semana, regresamos con la misma o mayor ilusión que aquel 8 de septiembre de 2010 cuando todo comenzaba.

Durante todo este tiempo hemos tenido la suerte, la grandísima suerte de ver pasar a personas maravillosas por nuestro programa, gente que ha venido a contarnos vivencias de las que se te quedan pegadas al alma, personas que han desnudado abiertamente sus corazones y han dejado asomar en sus palabras, en sus gestos, en su voz, en sus lágrimas, todo el amor que sienten por la patrona de Almonte; Hermandades que han dado el testimonio de su siembra rociera y de su cosecha, de la labor comprometida con los propios hermanos y con los más desfavorecidos de sus pueblos y ciudades, que se han desplazado desde cerca y desde muy lejos tan solo por algo tan sencillo y tan grande como pasar un ratito de Rocío, arrimados a la candela de nuestra pará.

Mayores, jóvenes, niños, gente que reza cantando… Todos tienen su sitio en éste escenario de amor a raudales. Algunos marcharon ya para siempre en busca del Rocío eterno del cielo, pero nos dejaron el regalo de su manifestación de fe. Inolvidables todos ellos.

Suerte inmensa, sí, porque hemos compartido con compañeros excepcionales ratos de risa, de nervios, de entusiasmo, de complicidad…

Toda una suerte conectar cada semana de corazón a corazón, siendo Ella, la Virgen del Rocío, el puente que nos une.

Y no hay palabras que describan cuánto hemos sentido a lo largo de este camino recorrido, un camino que hoy toca a las puertas del programa 355, abiertas de par en par para seguir, si Dios lo quiere, y Ella intercede para que así sea, profundizando, divulgando y difundiendo el amor por su Rocío que a tantos ha salvado de vacíos y precipicios.

No hay palabras, amigos, pero una es un martilleo constante en el corazón y en la cabeza: gracias, con letras grandes, con el rescoldo de todo lo vivido y de lo que, ojalá, nos quede por vivir.

Gracias a todos por seguirnos, y gracias a la luz de mi horizonte, la que guía mis pasos y la que calma mis tempestades, siempre gracias a Ella, a la Virgen del Rocío.

Francisca Durán Redondo
Directora de periodicorociero.es