domingo, julio 21, 2024
spot_img
InicioARTÍCULOSEl pueblo que andaba a oscuras vio una gran luz

El pueblo que andaba a oscuras vio una gran luz

Las lecturas de hoy de la santa misa dominical, pueden ser mejor comprendidas si nos ayudamos de textos que invitan a reflexionar. Hoy compartimos con los lectores de periodicorociero.es un texto de Lansperge el cartujano, un monje y teólogo que vivió entre los años 1489 y 1539 y que, sobre las lecturas que hoy es cucharemos, escribía esta hermosa meditación.

Hermanos míos, nadie ignora que todos hemos nacido en las tinieblas y en tinieblas hemos vivido en el pasado. Pero, esforcémonos para no permanecer en ellas, ya que nos ha brillado el sol de justicia (Mi 3,20)…

Cristo ha venido para “iluminar a los que viven en sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz” (cf Lc 1,79). ¿De qué tinieblas hablamos? Todo lo que está en nuestra inteligencia, en nuestra voluntad o en nuestra memoria que no es Dios o no tiene su fundamento en Dios,-dicho de otra manera-, todo lo que hay en nosotros que no dé gloria a Dios y se interpone entre Dios y nosotros, es tiniebla… Por esto, Cristo, siendo la luz, nos ha traído la luz para que pudiéramos ver nuestros pecados y aborrecer nuestras tinieblas. Realmente, la pobreza que él ha escogido cuando no encontró sitio en el albergue es para nosotros la luz que nos da a conocer ya ahora la felicidad de los pobres de espíritu que van a heredar el Reino de los cielos (cf Mt 5,3).

El amor que Cristo nos demuestra instruyéndonos y aceptando por nosotros las pruebas del exilio, de la persecución, de las heridas y la muerte en cruz, el amor que le hizo orar por sus verdugos, es para nosotros la luz gracias a la cual podemos aprender también nosotros a amar a nuestros enemigos.

NOTICIAS RELACIONADAS
- Publicidad -spot_img

LO + POPULAR